Suggerimenti

Guía de uso de hormonas de enraizamiento

Se conocen como hormonas de enraizamiento o fitohormonas, y es una categoría más del listado de fertilizantes e insumos agrícolas que podemos utilizar para potenciar el desarrollo de nuestras plantas.

Aunque la mayoría de ellas se centran en la agricultura profesional, existe un nicho de mercado accesible para cualquier iniciado en jardinería, denominadas hormonas de enraizamiento.

Estas sustancia son capaces de actuar directamente sobre los procesos básicos de división y engorde celular, creando cambios rápidos en la planta cuando se combinan con nutrientes.

En este artículo nos centramos en las fitohormonas utilizadas para que los esquejes y tallos emitan rápidamente raíces, facilitando y acelerando el esqueja y trasplante de cualquier árbol o planta.

Cómo funcionan las hormonas de enraizamiento

Las principales fitohormonas que tienen actividad sobre la producción de raíces en esquejes y estacas son de naturaleza auxínica (auxinas). Dentro de ellas, podemos encontrar de obtención natural (ácido indolacético) o de obtención sintética, como el ácido indolbutírico.

Diferentes ensayos han demostrado que las auxinas sintéticas tienen mayor efecto sobre la generación de raíces frente a las naturales.

Micropropagación

Algunas hormonas enraizantes como el ácido indolbutírico causan la diferenciación de las masas celulares conocidas como callos. Estos callos son agrupaciones de miles de células sin diferenciar. El estímulo de este compuesto hace que formen tejidos en forma de raíces.

Enraizamiento de estacas

Cuando obtenemos estacas o esquejes sin formación de raíces, el uso de este tipo de hormonas enraizantes favorece que cualquier yema situada en la base del esqueje o estaca empiece a emitir pelos blancos absorbentes.

Esta emisión se puede conseguir de forma natural con humedad (sumergiendo un esqueje en agua o en sustrato bien hidratado), pero con esta hormona enraizante el proceso se acelera y la tasa de éxito aumenta considerablemente.

Una forma comercial de encontrar estas hormonas de enraizamiento es en polvo.

Tipos de hormonas enraizantes

Las principales hormonas de enraizamiento que podemos utilizar para aumentar la emisión de raíces son de origen auxínico, como hemos comentado anteriormente. Vamos a analizar las principales:

Ácido indolbutírico (IBA)

El ácido indolbutírico se obtiene a partir del ácido indolacético. Aunque se clasifica como hormona de síntesis, algunos estudios sugieren que puede encontrarse de manera natural en algunas plantas, aunque no se sabe a ciencia cierta si a partir de una transformación del indolacético (AIA).

El ácido indolbutírico (IBA) es la principal hormona de enraizamiento, utilizada sola o en mezcla con otras hormonas y productos para enraizar.

Ácido indolacético (AIA)

El ácido indolacético (AIA) es una de las hormonas enraizantes más famosas y utilizadas en agricultura, debido principalmente a su obtención natural y a su presencia en diferentes tipos de algas marinas.

Aplicado tanto en riego como foliar, se desplaza a gran velocidad (7,5 mm/h) hacia las raíces (movimiento basípeto), aumentando la formación deraíces laterales y adventicias.

Su eficacia para estimular la formación de raíces se considera ligeramente inferior que la anterior hormona enraizante, ácido indolbutírico (IBA).

Ácido naftalacético (ANA)

El ácido naftalacético (ANA) es otra hormona de origen sintético, fabricada a partir de la hidrólisis del 1-naftalen acetonitrilo. Se suele utilizar conjuntamente con ácido indolbutírico (IBA) para crear enraizantes comerciales de alta eficacia.

De hecho, uno de los productos más utilizados es la mezcla de ambas auxinas sintéticas.

Cómo utilizar las hormonas de enraizamiento

Si buscamos productos diseñados para la formación de raíces en esquejes y estacas, los que mayor eficacia generan son los que contienen las hormonas anteriormente mencionadas, solas o mezcladas con otros nutrientes y componentes.

Sin embargo, encontrarás en la red muchos productos que se asocian a este tipo de sustancias pero luego no las declaran, por lo pueden generar dudas en su compra.

Fórmulas comerciales de mayor éxito para estas hormonas de enraizamiento:

  • Fórmula 1: 0,1-0,2% ANA (ácido naftalacético) + 0,05% AIB (ácido indolbutírico)
  • Fórmula 2: Ácido indolbutírico 0.33%

Modo de empleo

Estos productos vienen en forma de gel, por lo su aplicación es muy cómoda. No hay que hacer prediluciones ni medir el peso o volumen del producto. El gel se aplica tal cual sobre la base de las estacas o los esquejes, repartido homogéneamente y sin dejar pegotes que sobren o superficies sin cubrir en los primeros centímetros de la base.

Para una repartición ideal del producto, también podemos utilizar un pincel, mojando bien toda la base del esqueje, e inmediatamente después plantamos el esqueje en una maceta con sustrato previamente hidratado.

Se debe evitar introducir el esqueje o estaca directamente en el bote del producto hormonal, ya que la humedad de la planta puede reducir la efectividad futura del producto o reducir su fecha de caducidad. Lo idea es coger con una cuchara o palito parte del gel y llevarlo a otro recipiente antes de repartirlo en la base de la planta.

Cómo obtener hormonas de enraizamiento caseras

Si no tenemos forma de conseguir las hormonas de enraizamiento anteriormente descritos, también podemos recurrir a otras opciones caseras. Menos efectivas, pero que pueden sacarnos de un aprieto llegado el caso.

Extracto de lentejas

Las lentejas recién germinadas son ricos en auxinas naturales (principalmente ácido indolacético), por lo que si usamos el jarabe de triturar los brotes de lentejas, lo podemos usar como enraizante casero.

Su poder es, lógicamente, mucho más limitado que los productos enraizantes comerciales, pero nos puede ayudar a favorecer la producción de raíces de una forma mucho más natural y ecológica.

Agua de sauce

El sauce y diversas plantas del género Salix, como el sauce llorón, contiene un compuesto natural que favorece la salida de raíces, conocido como rizocalina.

Para preparar este líquido, un procedimiento sencillo es:

  • Ramas de sauce cortadas a tamaño de 1 cm.
  • Cocción a temperatura baja en agua durante 10 minutos.
  • Dejar reposar la mezcla 24 horas.
  • Colar el líquido, que es el que utilizaremos como enraizante.

Algas marinas

Las algas marinas son conocidas por contener diferentes compuestos naturales y diferentes fitohormonas (auxinas, giberelinas, citoquininas, ácido salicílico, jasmonatos, etc.) y poliaminas.

Utilizadas en fertirrigación o sumergiendo la planta durante 10 minutos en una dilución, se consiguen resultados muy positivos.

Algunas de las algas más utilizadas a nivel comercial son las siguientes:

Se considera que la mayor acción enraizante la realiza una relación de hormonas con predominancia de auxinas frente a citoquininas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.